Se trata de un proceso crónico lindante entre lo estético y patológico, y que caracteriza por una secreción excesiva de las glándulas sebáceas de la piel, lo cual genera un manto untuoso en las zonas aledañas a ellas (especialmente cara y cuero cabelludo). Por tal motivo los cabellos se encuentren engrasados, tornándose brillantes, pegadizos, densos y difíciles de peinar, lo que imposibilita mantener la higiene adecuada. La seborrea (o dermatitis seborreica) cuando se hace crónica, puede ser un síntoma precursor de una alopecia seborreica y de acné.

Su prevalencia aumenta en pacientes con SIDA, enfermedad de Parkinson y cuadros depresivos.

El término seborrea deriva del latín, sebo = grasa, y rrhoea = flujo. Sabemos que la secreción de sebo es baja durante la infancia, mientras que se eleva en la pubertad, alcanzando su máxima expresión en la adultez, para luego decrecer hacia la tercera edad. Cuando existe un exceso de producción de sebo, las glándulas sebáceas se hipertrofian y se puede formar un pequeño obstáculo en forma de costra que afecta a la salida normal del cabello. Los procesos oxidativos que afectan al sebo pueden originar mal olor, lo cual requiere una consulta rápida con el dermatólogo.

CAUSAS QUE LA ORIGINAN

Causas Internas

a) Dieta desequilibrada, con aportes excesivos de lípidos e hidratos de carbono. En este sentido, deben evitarse los productos ahumados, las grasas animales, los postres cremosos, el chocolate, y también los productos estimulantes cómo el alcohol, la nicotina y el café.

b) Algunos tratamientos farmacológicos (hipocolesterolemiantes, antibióticos, diuréticos).

c) Trastornos emocionales (estrés)

d) Trastornos hormonales, ligados al período en que las glándulas sexuales desarrollan su actividad de manera más intensa (especialmente por andrógenos).

Causas Externas

a) El abuso del lavado capilar puede agravar el estado seborreico, así como el empleo de champúes excesivamente desengrasantes, los cuales ya sea por los principios activos que presentan o por los agentes tensioactivos incorporados o por la combinación de ambos, pueden generar un efecto rebote que incremente la secreción sebácea en el cuero cabelludo.

De igual modo, el uso frecuente de lacas, brillantinas o colorantes del cabello, puede resultar perjudicial.

SINTOMATOLOGÍA

- Picazón en el área afectada, la cual será mayor en función de la extensión del proceso.

- Enrojecimiento en piel, con aparición de pequeñas escamas (caspa). El simple peinado del cabello permite observar las escamas retenidas entre los dientes del peine. Esto suele interpretarse como sinónimo de falta de higiene, por lo que el paciente intensifica los lavados de cabello, sin que ello mejore el cuadro. Por el contrario, la alta frecuencia de aseo del cabello produce una reacción negativa en las glándulas sebáceas, las cuales, al encontrar el folículo piloso dilatado y limpio, vierten cada vez mayor cantidad de sebo, aumentando así su actividad y estableciendo un círculo vicioso entre producción de grasa y lavado.

FACTORES INVOLUCRADOS

Existe en el cuero cabelludo una flora microbiana normal (Pityrosporum ovale = Malassezia furfur, P. orbiculare, Propionilbacterium acnes y Staphylococcus epidermidis) que en condiciones anómalas genera enzimas que rompen ácidos grasos de cadena larga transformándolos en ácidos grasos de cadena corta, que son irritantes del cuero cabelludo. La cuestión hormonal, como ya se ha dicho, está relacionada a una mayor producción de andrógenos (testosterona) la cual colabora con una mayor producción de sebo especialmente en la región frontal, en las sienes y el vértex.

COMPLICACIONES

Generalmente son dos: acné y alopecía.

TRATAMIENTO CONVENCIONAL

El objetivo del tratamiento se basa en reducir la secreción de sebo, disminuir la picazón y descamación, utilizando productos astringentes y antiinflamatorios. Entre ellos destacan elbioazufre en forma de champú, pero que en caso de uso demasiado intenso, puede producir efecto rebote y resecar demasiado el cabello. Cuando esto ocurre se reemplaza por aminoácidos azufrados como la metionina y cisteína. También la tioxolona es otro regulador de la secreción sebácea. La isotretinoína se indica en situaciones que cursan con acné. Las sustancias antihormonales (acetato de ciproterona, espirinolactona, cimetidina, glutamida), así como el uso de corticoides (hidrocortisona, dexametasona y derivados) o ácido 13-cis- retinoico, se emplean únicamente por prescripción médica.

TRATAMIENTO NATURAL

Entre los productos naturales destacan el aceite de Cade (brea de enebro) proveniente de Juniperus communis y J. oxycedrus, al 10% en emulsión. Presenta propiedades antisépticas, antiseborreicas y es de especial utilidad en procesos que cursan con placas hiperqueratósicas y micosis. No obstante, puede tener algunos efectos adversos en el largo plazo de aplicación. Se emplea en forma de shampú y lociones. En los Emiratos Árabes se investigó con éxito el uso tópico de la miel pura como tratamiento de la dermatitis seborreica y la caspa. A tal fin se seleccionó un grupo de 30 pacientes que presentaban dermatitis seborreica del cuero cabelludo, en frente y tórax (20 varones y 10 mujeres), con edades comprendidas entre 15 y 60 años. A los pacientes se les indicó aplicarse diariamente una mezcla de 90% de miel pura con 10% de agua tibia y frotarse la zona a tratar por unos 2–3 minutos, dejando luego esa área cubierta por la mezcla durante 3 horas para finalmente enjuagarse con agua tibia. El tratamiento se hizo durante 4 semanas, siendo los resultados muy satisfactorios, observándose en la primera semana de tratamiento la desaparición casi completa de la picazón y del enrojecimiento en las zonas afectadas.

En los casos donde coexistían lesiones, las mismas cicatrizaron al cabo de dos semanas. Por otra parte, también resultaron efectivas las semillas de calabaza (Cucurbita pepo), de las cuales se extrae un principio activo llamado curbileno, siendo empleado al 2% logrando reducir significativamente el aspecto “lustroso” de la piel, al cabo de 8 horas posteriores a la aplicación. Asimismo, contamos con la Quillaja saponaria (quillay) la cual presenta efecto detergente en uso tópico (debido a sus saponinas), de ahí que se incluya en muchas fórmulas.

El tomillo (Thymus vulgaris) posee efecto antiséptico muy amplio, en tanto las hojas de arándanos (Vaccinium myrtillus) proporcionan efecto astringente.

Otro producto natural a destacar es el extracto acuoso de café descafeinado y torrado, el cual presenta una marcada actividad antifúngica contra Malassezia furfur, uno de los hongos más frecuentes relacionados no solo a seborrea, sino también con una variedad de afecciones cutáneas tales como: pitiriasis versicolor, foliculitis, dermatitis atópica, psoriasis, e infecciones sistémicas relacionadas al cateterismo. Se puede emplear en forma de shampú, gel, loción, etc.

Presenta la ventaja de no poseer los efectos adversos que suelen presentar algunos productos sintéticos, como el caso del ketoconazol. Por último, existen productos naturales que tienen actividad antihormonal, que trabajan reduciendo la hiperproducción de testosterona, en forma tópica. Entre ellos destacan la Serenoa repens (Sabal serrulata), el Pygeum africanum (ciruelo africano) y la Urtica dioica (ortiga mayor).

Por el Dr. Jorge R. Alonso

Médico. Prof. Docente en la Facultad de Medicina de la UBA en los cursos de “Fitofármacos en la Clínica Diaria”, “Fitodermatología Estética”, “Nutrición Ortomolecular”, “Alimentos Funcionales y Nutracéuticos” y “Medicina Indígena Americana”. Presidente de la Sociedad Latinoamericana de Fitomedicina.